MASAQI
Antes de empezar
Consultas
Consultorios
Dietas adecuadas
Horas de consulta
Nuestro equipo
Contacto


ES USTED EL VISITANTE NÚMERO

Antes de comenzar ningun tipo de tratamiento debemos asegurarnos de que hemos dado con un terapeuta cualificado y responsable.

Debemos tambien saber que ninguna terapia es milagrosa y que el terapeuta  en ningún momento conoce ni puede valorar con exactitud el numero de sesiones que serán precisas para tratar de mejorar en la mayor medida posible su salud. De todos modos se hará una valoración estimada de sesiones.

Las Terapias Alternativas que utilizamos proporcionan al organismo la posibilidad de superar la causa de la enfermedad a través de sus propias defensas y mecanismos. En primer lugar, esta reacción consiste en una normalización de la relación del cuerpo físico con el cuerpo energético, cuyo desequilibrio ha podido influir, en algunos casos, incluso en crear una enfermedad.

Al igual que en el resto de las Terapias Alternativas, conocemos el empeoramiento primario. Este empeoramiento primario es la causa, en muchas ocasiones, de que se abandone la terapia porque el paciente considera que el empeoramiento de sus sintomas no es una buena señal, y es todo lo contrario. No aparece en todas las personas; sin embargo, el empeoramiento temporal debe valorarse como el hecho de que el organismo comienza a luchar contra la enfermedad a través de sus propios recursos.

También en enfermedades crónicas surge muchas veces un empeoramiento temporal, ya que el proceso patológico antiguo, contra el cual las defensas hasta ahora han sido impotentes en un principio, entra en un estado agudo en el cual las regulaciones de autocuración pueden volver a ser efectivas.

Pueden surgir reacciones durante y después de la aplicación de las Terapias Alternativas y durante el intervalo de tiempo entre dos sesiones. Dichas reacciones son importantes para el sucesivo desarrollo de la terapia.

El enfoque terapéutico en la medicina convencional es prescribir un tratamiento particular para una enfermedad particular. Esto es efectivo cuando la causa de la enfermedad es conocida, como en el caso de la malaria y la tuberculosis. Pero cuando la causa es desconocida, como en las enfermedades crónicas y degenerativas, prescribir un tratamiento para curar la enfermedad se convierte en teóricamente imposible. El tratamiento por lo tanto, queda relegado al propósito de aliviar los síntomas, no la enfermedad.

Es interesante saber que en la filosofía médica china, los médicos no tratan la enfermedad, tratan al paciente. Los médicos chinos no se preocupan de tratar la artrosis, la arterioesclerosis, la ulcera estomacal, etc... sino de que sus pacientes recuperen sus habilidades de autocuración, unos habitos saludables para su vida en concreto, se curen y estén bien. Superficialmente, tratar las enfermedades y restaurar la salud del paciente puede parecer lo mismo, pero si lo examinamos con más profundidad nos muestra que son muy diferentes, y en el caso de las enfermedades crónicas y degenerativas, es la diferencia entre la resignación y la esperanza, el sufrimiento y la recuperación. Los médicos chinos restauran la salud del paciente, restaurando la armonía Yin/Yang. En términos más familiares en Occidente, esto quiere decir restaurar la habilidad natural del paciente para superar las enfermedades.

No olvidemos que los mismos factores que causan cualquier enfermedad crónica o degenerativa en un paciente también afectan a otra gente, pero otra gente no sucumbe a la enfermedad, a pesar de la presencia de los factores causantes de ella, porque sus sistemas corporales funcionan de forma natural para superarlos. Más significativo es, el hecho de que antes del comienzo de la enfermedad, el mismo paciente tiene esta habilidad natural.

Aunque puede haber incontables factores inmediatos que causan que los sistemas corporales fracasen en sus funciones naturales, la causa-raiz es debida a los 2 factores que siguen:

1) Bloqueo energético que perturba el flujo de energía que hace funcionar los sistemas corporales.
2) Energía insuficiente para que los sistemas funcionen.

Por ejemplo, si el flujo de energía que informa al cuerpo de que hay una enfermedad se interrumpe, el cuerpo no activará los mecanismos necesarios para adaptarse al ambiente de forma efectiva. O si el cuerpo no tiene suficiente energía, entonces no será capaz de adaptarse a las circunstancias con efectividad.

Al fin y al cabo, la vida es un significativo flujo de energía. Si este flujo de energía se interrumpe o es insuficiente, la enfermedad aparecerá. Las terapias alternativas, manejan esta energía y su objetivo fundamental es promover un flujo de energía armonioso. En términos occidentales, esto significa asegurarse de que la energía que mantiene el sistema de realimentación (feedback), que produce solo las hormonas adecuadas en el cuerpo, que repara el desgaste, que se deshace de los residuos tóxicos, que proporciona inmunidad y defensas y que llevan a cabo otros innumerables trabajos que te mantienen a ti, a mi y a cualquier otro, vivo y sano, funcionan de forma natural.

Esto se consigue de 2 maneras principalmente, las cuales a su vez son los 2 aspectos principales de las terapias alternativas, a saber:

1) Limpiar o despejar el bloqueo de energía.
2) Aumentar los niveles de energía.

 

La medicina alternativa usa las terapias naturales buscando curar al paciente yendo a la causa o raíz de su enfermedad y no paliando sólo sus síntomas. Las terapias alternativas consideran la enfermedad un desajuste entre cuerpo, mente y espíritu.

Los profesionales de las terapias complementarias buscan la colaboración del paciente para que participe en su proceso de sanación. La medicina convencional suele estar más preocupada por las analíticas y matar las bacterias y virus. Los especialistas en terapias naturales siempre buscarán el porqué. Saber los hábitos alimentarios del paciente, en qué trabaja, como se siente, desde cuando tiene los síntomas y sobre todo con qué puede estar asociada su enfermedad es casi más importante, dentro del mundo de las terapias alternativas, que la propia enfermedad.

La idea es educar al paciente para que él mismo se cure y a ser posible no necesite ni las terapias naturales.